Tag Archives: Yemen

Se negocia la liberación del P. Tom Uzhunnalil

SECUESTRADO EN LA MATANZA DE YEMEN

Dos meses después de la matanza realizada por un comando terrorista en la casa de ancianos de Aden, en Yemen, donde perdieron la vida cuatro religiosas Misioneras de la Caridad junto con otras 12 personas, todavía no se tienen noticias seguras del padre Tom Uzhunnalil, el sacerdote salesiano secuestrado por los yihadistas

(Fides) En ausencia de información verificada, los rumores continúan circulando acerca de si sigue con vida y sobre las negociaciones en curso para lograr su liberación.

«Las últimas palabras, en un cierto sentido tranquilizadoras, las he recibido indirectamente hace unos diez días. Me dijeron que el padre Tom está vivo, y que podría ser puesto en libertad de forma inminente. Pero desde entonces no ha pasado nada. Esperamos y oramos por él» refiere la Agencia Fides el obispo Paul Hinder OFM Cap, Vicario apostólico para Arabia meridional.

En las negociaciones están trabajando los aparato de seguridad locales, que continúan siguiendo la historia con la debida discreción, incluso en ausencia de acontecimientos concretos.

Durante la Semana Santa, circularon rumores en internet que informaban de la muerte por crucifixión del sacerdote salesiano de nacionalidad india. Pero el martes, 29 de marzo, la Congregación Salesiana, en un comunicado oficial, instó a todos a no dar crédito a los falsos anuncios que se emiten en la red sobre la situación del padre Tom.

Mientras tanto, las religiosas de la Madre Teresa en Yemen continúan trabajando en sus casas de Sana’a y de Hodeyda, al servicio de los que más sufren, en un país todavía desgarrado por el conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes Huthi.

Sacerdote secuestrado sigue vivo y piden detener rumores sobre crucifixión en Yemen

ROMA, 28 Mar. 16 / 12:20 pm (ACI).- Mons. Paul Hinder, Vicario Apostólico de Arabia del Sur, desmintió este lunes los rumores sobre la crucifixión del P. Tom Uzhunnalil, difundidos en varios medios de prensa, y señaló que el sacerdote salesiano sigue secuestrado por el grupo terrorista que el 4 de marzo atacó el albergue de las Misioneras de la Caridad en Aden (Yemen).

Citando al Arzobispo de Viena (Austria), Cardenal Christoph Schönborn, durante la Vigilia de Pascua, varios medios de prensa informaron que el P. Tom había sido crucificado el Viernes Santo por los terroristas islámicos.

Sin embargo, el Purpurado austriaco tuvo que rectificar sus declaraciones y reconocer que todo había sido una mala información dada por el Arzobispo de Bangalore (India), Mons. Bernard Moras.

PTom280316

En declaraciones dadas a ACI Prensa, Mons. Hinder señaló este lunes que “tengo fuertes indicaciones de que el P. Tom está todavía vivo en manos de los secuestradores”. En ese sentido, descartó los rumores sobre la crucifixión del sacerdote.

El Vicario, quien sigue de cerca el proceso para lograr la liberación del sacerdote, dijo que “ciertos medios en la India son demasiado nerviosos y curiosos y no son conscientes de que (con estos rumores) están jugando con la vida del P. Tom”.

La semana pasada el portavoz de la Inspectoría Salesiana de la India en Bangalore, P. Mathew Valarkot, pidió detener esa “engañosa” difusión de rumores de que el P. Tom iba a ser crucificado el Viernes Santo, y más bien exhortó a seguir rezando para que Dios proteja al sacerdote.

El P. Tom fue secuestrado el 4 de marzo luego que terroristas islámicos atacaran el convento de las Misioneras de la Caridad en Aden (Yemen). Según el relato de la hermana Sally –única sobreviviente de la masacre-, al escuchar los gritos del ataque, el sacerdote salesiano consumió todas las hostias consagradas y disolvió la Forma. Un vecino del lugar vio cómo los terroristas se lo llevaron en su auto.

El Papa pide al mundo no permanecer ‘inerte’ ante el drama de los refugiados

El Papa ha pedido que reine la paz en el mundo, sometido a los traficantes de armas, que ganan dinero con la sangre de hombres y mujeres, según ha observado y ha reclamado que cese el fragor de las armas en Irak y Siria, entre otros conflictos, al tiempo que ha exigido a la Comunidad Internacional que no permanezca inerte ante la tragedia humanitaria y el drama de los refugiados en estos países.


La Informa
papafranciscoaudiencia2503215PetrikBohumilción)
Durante su tercer mensaje pascual como Pontífice, el Papa ha implorado que se alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre, así como de todos los que padecen injustamente las consecuencias de los conflictos y las violencias que se están produciendo.

Tras oficiar la misa solemne del Domingo de Resurección ante cientos de miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro, adornada con flores, Francisco ha deplorado la situación que se viveen países como Ucrania, Libia, Yemen, Nigeria, Sudán del Sur o la República Democrática del Congo y ha pedido que crezca entre israelíes y palestinos la cultura del encuentro.

Además, ha condenado de nuevo el atentado del grupo terrorista somalí Al Shabab en Kenia. Que todas las personas de buena voluntad eleven una oración incesante por aquellos que perdieron su vida y pienso muy especialmente en los jóvenes asesinados el pasado jueves en la Universidad de Garissa, en Kenia, los que han sido secuestrados, los que han tenido que abandonar sus hogares y sus seres queridos, ha comentado.

Durante su alocución, el Papa ha hecho un repaso de la situación en el mundo y ha auspiciado que el acuerdo con Irán alcanzado en estos días en Lausana sea un paso definitivo hacia un mundo más seguro y fraterno.

El Obispo de Roma ha pronunciado su Mensaje Pascual desde el balcón central de la basílica de San Pedro del Vaticano ante la multitud que abarrotaba la plaza de San Pedro y sus aledaños en este Domingo de Resurrección.

Además, ha pedido paz y libertad para las víctimas de los traficantes de droga al tiempo que ha denunciado que muchas veces los narcotraficantes se alían con los poderes que deberían defender la paz y la armonía. También ha implorado paz y libertad para las personas sometidos a nuevas y antiguas formas de esclavitud por parte de personas y organizaciones criminales.

Sobre Libia, el Pontífice ha exigido el fin del absurdo derramamiento de sangre por el que está pasando el país y ha reclamado más esfuerzos para que se respete la dignidad de la persona. Además ha observado que en Yemen también debe prevalecer una voluntad común de pacificación, por el bien de toda la población.

En relación a Ucrania, el Papa ha pedido que el país reencuentre la paz y la esperanza gracias al compromiso de todas las partes interesadas.

Francisco ha reflexionado sobre el mundo que propone imponerse a toda costa, competir, hacerse valer. Ante estas actitudes, el Pontífice ha demandado de los cristianos que vivan al servicio de los dema*s que de no sean altivos, sino disponibles y respetuosos.

Esto no es debilidad, sino autentica fuerza. Quién lleva en sí el poder de Dios, de su amor y su justicia, no necesita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad, de la belleza y del amor, ha explicado.

Francisco ha compartido en el Mensaje Pascual el entusiasmo con motivo de la resurrección de Jesús tras su crucifixión y ha impartido la bendición Urbi et Orbi, a la ciudad de Roma y al mundo.

Mensaje Pascual del Papa Francisco y bendición urbi et orbi 2015

Queridos hermanos y hermanas, ¡Feliz Pascua!

¡Jesucristo ha resucitado!

El amor ha derrotado al odio, la vida ha vencido a la muerte, la luz ha disipado la oscuridad.

Jesucristo, por amor a nosotros, se despojó de su gloria divina; se vació de sí mismo, asumió la forma de siervo y se humilló hasta la muerte, y muerte de cruz. Por esto Dios lo ha exaltado y le ha hecho Señor del universo. Jesús es el Señor.

Con su muerte y resurrección, Jesús muestra a todos la vía de la vida y la felicidad: y esta vía es la humildad, que comporta la humillación. Este es el camino que conduce a la gloria. Sólo quien se humilla pueden ir hacia los «bienes de allá arriba», a Dios (cf. Col 3,1-4). El orgulloso mira «desde arriba hacia abajo», el humilde, «desde abajo hacia arriba».

La mañana de Pascua, advertidos por las mujeres, Pedro y Juan corrieron al sepulcro y lo encontraron abierto y vacío. Entonces, se acercaron y se «inclinaron» para entrar en la tumba. Para entrar en el misterio hay que «inclinarse», abajarse. Sólo quien se abaja comprende la glorificación de Jesús y puede seguirlo en su camino.

El mundo propone imponerse a toda costa, competir, hacerse valer… Pero los cristianos, por la gracia de Cristo muerto y resucitado, son los brotes de otra humanidad, en la cual tratamos de vivir al servicio de los demás, de no ser altivos, sino disponibles y respetuosos.

Esto no es debilidad, sino autentica fuerza. Quién lleva en sí el poder de Dios, de su amor y su justicia, no necesita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad, de la belleza y del amor.

Imploremos hoy al Señor resucitado la gracia de no ceder al orgullo que fomenta la violencia y las guerras, sino que tengamos el valor humilde del perdón y de la paz. Pedimos a Jesús victorioso que alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre, así como de todos los que padecen injustamente las consecuencias de los conflictos y las violencias que se están produciendo. Son muchas.

Roguemos ante todo por la amada Siria e Irak, para que cese el fragor de las armas y se restablezca una buena convivencia entre los diferentes grupos que conforman estos amados países. Que la comunidad internacional no permanezca inerte ante la inmensa tragedia humanitaria dentro de estos países y el drama de tantos refugiados.

Imploremos la paz para todos los habitantes de Tierra Santa. Que crezca entre israelíes y palestinos la cultura del encuentro y se reanude el proceso de paz, para poner fin a años de sufrimientos y divisiones.

Pidamos la paz para Libia, para que se acabe con el absurdo derramamiento de sangre por el que está pasando, así como toda bárbara violencia, y para que cuantos se preocupan por el destino del país se esfuercen en favorecer la reconciliación y edificar una sociedad fraterna que respete la dignidad de la persona. Y esperemos que también en Yemen prevalezca una voluntad común de pacificación, por el bien de toda la población.

Al mismo tiempo, encomendemos con esperanza al Señor que es tan misericordioso el acuerdo alcanzado en estos días en Lausana, para que sea un paso definitivo hacia un mundo más seguro y fraterno.

Supliquemos al Señor resucitado el don de la paz en Nigeria, Sudán del Sur y diversas regiones del Sudán y la República Democrática del Congo. Que todas las personas de buena voluntad eleven una oración incesante por aquellos que perdieron su vida ?y pienso muy especialmente en los jóvenes asesinados el pasado jueves en la Universidad de Garissa, en Kenia?, los que han sido secuestrados, los que han tenido que abandonar sus hogares y sus seres queridos.

Que la resurrección del Señor haga llegar la luz a la amada Ucrania, especialmente a los que han sufrido la violencia del conflicto de los últimos meses. Que el país reencuentre la paz y la esperanza gracias al compromiso de todas las partes interesadas.

Pidamos paz y libertad para tantos hombres y mujeres sometidos a nuevas y antiguas formas de esclavitud por parte de personas y organizaciones criminales. Paz y libertad para las víctimas de los traficantes de droga, muchas veces aliados con los poderes que deberían defender la paz y la armonía en la familia humana. E imploremos la paz para este mundo sometido a los traficantes de armas, que ganan con la sangre de hombres y mujeres.

Y que a los marginados, los presos, los pobres y los emigrantes, tan a menudo rechazados, maltratados y desechados; a los enfermos y los que sufren; a los niños, especialmente aquellos sometidos a la violencia; a cuantos hoy están de luto; y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, llegue la voz consoladora y sanadora del Señor Jesús: «La paz esté con ustedes». (Lc 24,36). «No teman, he resucitado y siempre estaré con ustedes» (cf. Misal Romano, Antífona de entrada del día de Pascua).

Saludos de Pascua del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas,

Deseo dirigir mis augurios de Feliz Pascua a todos ustedes que han venido a esta plaza de diversos países, como también a cuantos están conectados a través de los medios de comunicación social.

Lleven en a sus casas y a quienes encuentran el alegre anuncio que ha resucitado el Señor de la vida, llevando consigo amor, justicia, respeto y perdón.

Gracias por su presencia, por su oración y por el entusiasmo de su fe. Un pensamiento especial y agradecido por el don de las flores, que también este años previenen de los Países Bajos.

¡Feliz Pascua a todos!