Tag Archives: Cuaresma

11 cosas que conviene saber sobre el Miércoles de Ceniza

11PuntosMiercolesCeniza_030216REDACCIÓN CENTRAL, 03 Feb. 16 / 06:01 pm (ACI).- A una semana del inicio de la Cuaresma, el tiempo de preparación para la Pascua que se inicia el miércoles 10 de febrero, recordamos algunas cosas esenciales que todo católico debe saber para poder vivir intensamente este tiempo.

1.- ¿Qué es el Miércoles de Ceniza?

Es el primer día de la Cuaresma, es decir, de los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. En este se explica que al término de la Misa, se bendice e impone la ceniza hecha de los ramos de olivo bendecidos en el Domingo de Ramos del año anterior.

2.- ¿Cómo nace la tradición de imponer las cenizas?

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI (once), la Iglesia de Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

3.- ¿Por qué se impone la ceniza?

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Iglesia, más precisamente en el artículo 125 del Directorio sobre la piedad popular y la liturgia:

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las Cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

4. ¿Qué simbolizan y qué recuerdan las cenizas?

La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

5.- ¿Dónde se puede conseguir la ceniza?

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

6.- ¿Cómo se impone la ceniza?

Este acto tiene lugar en la Misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo la señal de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras Bíblicas: «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás», o «Conviértete y cree en el Evangelio».

7.- ¿Qué hacer cuando no hay sacerdote?

Cuando no hay sacerdote la impartición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto se preceda por una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que la bendición de las cenizas, como todo sacramental, solo puede realizarla sacerdote o diácono.

8.- ¿A quién se puede imponer la ceniza?

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 ss.) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos «preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella».

9.- ¿Es obligatoria la imposición de las cenizas?

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y por lo tanto no es obligatoria. No obstante, ese día concurre una gran cantidad de personas a la Santa Misa, algo que siempre es recomendable.

10.- ¿Cuánto tiempo hay que tener la ceniza en la frente?

Cuanto uno desee. No existe un tiempo determinado.

11.- ¿Es obligatorio el ayuno y la abstinencia?

El Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y abstinencia, como en el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden tener una comida “fuerte” una sola vez al día.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del rosario.11PuntosMiercolesCeniza_030216

Nunca es demasiado tarde: Un mensaje del Papa en Cuaresma para los católicos alejados de la Iglesia

VATICANO, 01 Mar. 15 / 09:15 pm (ACI).- Los católicos no practicantes y aquellos que por diversas razones están alejados de la IgPapa Francisco. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensalesia tienen una especial invitación del Papa Francisco para “volver a casa” en este tiempo de Cuaresma, un momento especial para la conversión y la reconciliación.

“Con mucha frecuencia la gente tiene miedo de volver a la Iglesia o al sacramento de la Confesión porque sienten que, como han estado fuera mucho tiempo, no hay vuelta atrás”, afirma el P. Geno Sylva, encargado de la sección en inglés del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización.

“Esta iniciativa hará que la gente sepa que nunca es demasiado tarde y que siempre hay la posibilidad de volver”, dijo el sacerdote a ACI Prensa en Roma.

“24 horas para el Señor” es un evento anual que se realiza en el cuarto vienes y sábado de Cuaresma, que se inició el año pasado, bajo el auspicio del dicasterio y alentado por el Papa Francisco que sorprendió a todos al ser él el primero en confesarse en la Basílica de San Pedro en 2014.

Este año el evento se realizará los días 13 y 14 de marzo bajo el lema “Dios rico en misericordia”, un tema que “es muy importante para nuestro Santo Padre”, afirma el P. Sylva

El evento, que se espera sea replicado en todo el mundo, hará que todas las iglesias de Roma permanezcan abiertas para que los fieles tengan la posibilidad de confesarse y de participar en la Adoración Eucarística con material preparado específicamente para la ocasión.

El sacerdote recordó que el año pasado tuvo la oportunidad de confesar en la Iglesia de Santa Inés de la Agonía: “fue increíblemente emotivo e inspirador ver a tanta gente que volvía al sacramento después de décadas. Cuando les preguntaba la razón, muchos me dijeron que era porque el Papa los había invitado y efectivamente así fue. Lo hizo en el Ángelus del domingo anterior”.

 

La Cuaresma: Arrepiéntete de vivir el anti-Reino

Por Juan Gaitán |

No se puede ser cristiano y no ser consciente de la misión de construir el Reino de Dios. Cuando la Iglesia se olvida de esta misión ¡se vuelve infiel a Cristo!

No debe dejar de insistirse en que este Reino es el punto central de la predicación de Jesús, la cual, según Marcos, comienza así: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y crean en la Buena Nueva.» (Mt 1,15).

Pecado y Reino de Dios: Dos realidades opuestas

La Cuaresma es un tiempo litúrgico que explícitamente se nos propone como un camino para esta conversión que menciona Marcos. Es un proceso para dejar el pecado, para que muera en nosotros lo que debe morir.

Esto responde a una lógica sencilla que ya se puede notar: El Reino de Dios y el pecado son dos realidades opuestas. Jesús, quien inaugura el Reino, acoge a los pecadores y les propone un cambio de vida para que sean felices, bienaventurados. Para seguir a Jesús es necesario dejar las esclavitudes para comprometerse con su proyecto. Sólo con esta actitud se podrá celebrar la Pascua del Señor.

Pecado: El anti-Reino*

Una manera, así pues, de entender el pecado (un tema muchas veces malentendido y manipulado) es contrastándolo con el concepto de Reino de Dios:

El Reino es una realidad inaugurada por Jesús, en la que se viven relaciones de amor impulsadas por el Espíritu, en la que existe una actitud de desprendimiento y de compromiso con la justicia. Las actitudes fundamentales son fe en Cristo y su proyecto, esperanza en que la muerte y el mal no tendrán la última palabra y un amor radical.

Entonces, ¿qué es el pecado? En esta perspectiva el pecado es formar parte de una realidad de anti-Reino. Romper relaciones de amor, tender al individualismo, desocuparse de la justicia, rendirse ante las situaciones adversas, rechazar el camino de felicidad que Dios propone, así como su proyecto de formar una amorosa familia humana.

Si los valores del Reino son fraternidad, compasión y perdón, el anti-Reino asume el egoísmo, la insensibilidad, la crueldad, la dureza de corazón, el desprecio y la venganza. Quien vive en el Reino de Dios se sabe necesitado de otros, quien vive en el anti-Reino se considera autosuficiente.

La Cuaresma: Arrepiéntete de vivir en el anti-Reino

En la Cuaresma solemos poner atención al examen de conciencia. Esta forma de entender el pecado puede darnos nuevas luces: ¿Construyo en el mundo el Reino de Dios o más bien un anti-Reino?

Siguiendo esta reflexión, podríamos decir acertadamente que la Cuaresma es un tiempo para arrepentirnos de ser esclavos del anti-Reino, y emprender el camino hacia el Reino de Dios, en el que seremos recibidos, como el hijo pródigo, con el mejor de los banquetes.

*Esta terminología está tomada de Soy Jesús de Nazaret… ¡mucho gusto! del P. Daniel Landgrave (pp. 65-74).

Lee más textos del autor de este artículo en:

 

Jesús Nazareno del Consuelo hace recorrido Procesional de Velación en el I Domingo de Cuaresma.

Por Lester Rolando Caseres
Corresponsal en Guatemala
Entre muestras de fe y devoción, ante la mirada confiada de miles de Guatemaltecos las andas procesionales con la imagen de Jesús Nazareno del Consuelo fueron levantadas en hombros en el tradicional recorrido procesional de velación de la imagen recoleta.
La misma hizo su egreso del Templo de la Recolección ubicado en la zona 1 de la Ciudad de Guatemala, hacia las principales calles aledañas al mismo. El recorrido procesional es breve comparado con los recorridos oficiales, pues su egreso fue a las 16:00 horas y su ingreso a las 23:00 horas.
Con dicha procesión da inicio los cortejos procesionales en Guatemala, propios del tiempo de Cuaresma que estamos conmemorando.
La imagen lucía en su pequeña anda una alegoría basada en San Mateo 11:29 “Sean Humildes”, en la cual se apreciaba a Jesús del Consuelo con la frase “Aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón…”  en alusión a practicar la humildad principalmente en este tiempo providencial de la Cuaresma. Se presenta en el anda a la imagen colocada sobre una grada neoclásica rematada con una decoración de hojas de acanto y rocallas, la cual muestra el dulce nombre de Jesús.
La escena se apreciaba rodeada de niños, ovejas y palomas, símbolo de mansedumbre y sencillez que todo cristiano debe tener como parte de su encuentro con Jesucristo.
Al final del decorado se apreciaba un búcaro  formado por una estructura rocosa y decorada con ramas de granadilla, que en conjunto con las caídas de agua recuerdan que Cristo es el manantial de vida y a la vez que es comida verdadera. Se complementaba el adorno con piedras y detalles rocosos, a la vez un panorama natural de primavera, teniendo como marco la cuaresma, propicia para la reflexión y la penitencia.
Datos sobre la imagen:
 La imagen tallada por el escultor Juan Ganuza entre los años de 1835 y 1840, es una de las pocas imágenes de pasión que fue tallada en la Nueva Guatemala de la Asunción, después del traslado de Antigua Guatemala al Valle de la Ermita. Representa a Cristo cargando la cruz hacia el calvario. La imagen fue procesionada por primera vez el Domingo de Ramos de 1850. 
 
Es una talla de 1.80 mts de alto, representación de un hombre joven, delgado; con ojos color de miel los cuales transmiten una mirada de ternura, consuelo y paz.
 
Luego de los terremotos de 1917-1918 es restaurada por Julio Dubois, pero es hasta la llegada de Fray Miguel Angel Murcia en 1952, cuando se decide organizar la hermandad encargada del culto, la cual a mediados de ese año la envía al escultor don Humberto Solís, quién le da el encarnado actual con el que cuenta.  Es consagrada solemnemente el 3 de marzo de 1956 por monseñor Fray Celestino Fernández; Obispo de San Marcos, convirtiendose en la tercera imagen consagrada en la advocación de Jesús Nazareno en Guatemala. La primera fue la de Jesús de la Merced  en 1717 y la segunda Jesús de Candelaria en 1917.
 
Se espera poder seguir reportando durante los siguientes recorridos procesionales para mantener informada a la comunidad hispana en Estados Unidos y hacer partícipe de nuestra fe y devoción de la Cuaresma y Semana Santa en Guatemala a los seguidores de Creativisión Radio.
 
Jesucristo fue obediente hasta la muerte. Y recibió una muerte de cruz para salvarnos.

¿Cómo será tu Cuaresma?, el Papa Francisco te da algunos consejos

VATICANO, 20 Feb. 15 / 09:59 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco habló en la homilía de la Misa de Santa Marta de este viernes sobre la misión a la que son llamados los cristianos, sobre todo en el tieMujerOracion_FlickrSamJavanrouh_CC-BY-NC-2.0mpo de Cuaresma: amar al prójimo y apartar los egoísmos. Hizo además, una fuerte llamada a tratar bien a los empleados y velar por sus necesidades.

Comentó la primera lectura del profeta Isaías en la que el pueblo se lamenta porque no atiende a sus ayunos. Para el Señor, “no es ayuno,no comer carne” para después “litigar y explotar a los trabajadores”, afirmó. Y en esto se entiende por qué Jesús condena a los fariseos, que tenían “muchas observancias, pero son la verdad del corazón”.

El Papa indicó que el ayuno verdadero es el de liberar a los oprimidos, vestir a los desnudos y hacer justicia. Éste “es el ayuno que no es solamente externo, una observancia externa, sino un ayuno que es un ayuno que viene del corazón”.

“En las tablas de la ley se encuentra la ley hacia Dios y la ley hacia el prójimo y todos y las dos van juntos”, aseguró.

“Yo no puedo decir: ‘Pero, no, yo cumplo los tres mandamientos primeros… y los otros más o menos’. No, si tú no haces éstos, ese no puedes hacerlo y si tú haces ese, debes hacer esto otro. Van unidos: el amor a Dios y el amor al prójimo son una unidad y si quieres hacer penitencia, real no formal, debes hacerla delante de Dios y también con tu hermano, con el prójimo”.

El Papa afirmó también que se puede tener mucha fe, pero “si no haces obras, está muerta, de qué sirve”.

Y al que va a Misa todos los domingos y comulga se le puede preguntar: “¿Cómo es tu relación con tus empleados?, ¿le pagas en negro?, ¿les pagas el salario justo?, ¿también para cotizar para la jubilación?, ¿y para asegurar la salud?”.

“Cuántos, cuántos hombres y mujeres de fe, tienen fe pero dividen las tablas de la ley: ‘Sí, sí yo hago esto’. ¿Pero das limosna? ‘Sí, sí, siempre envío una asignación a la Iglesia‘. ‘Ah, está bien. Pero a tu Iglesia, a tu casa, con aquellos que dependen de ti, sean hijos, sean nietos, sean los empleados. ¿Eres generoso?, ¿eres justo?”, se preguntó.

“No puedes ofrecer cosas a la Iglesia en los hombros de la injusticia que haces con tus empleados. Este es un pecado gravísimo: es usar a Dios para cubrir la injusticia”.

En este sentido, el Pontífice añadió que esto “es lo que el profeta Isaías en nombre del Señor nos hace entender: no es un buen cristiano el que no hace justicia con las personas que dependen de él”.

Y tampoco es un buen cristiano “el que no se desprende de algo necesario para él y se lo da a otros que tiene necesidad”.

Precisamente, la Cuaresma “es esto, es doble, a Dios y al prójimo: es decir, es real, no es una formalidad. No es no comer carne solamente el viernes, hacer alguna cosita, y después hacer crecer el egoísmo, la explotación del prójimo, la ignorancia a los pobres”.

Comentando que hay personas que no tienen cubiertas algunas necesidades, como una buena relación con un hospital para que les atiendan rápido, el Pontífice continuó explicando el sentido de este tiempo litúrgico. Advirtió que hay gente en Roma que vive así y que la Cuaresma sirve “para pensar en ellos: ¿Qué puedo hacer por los niños, por los ancianos, que no tienen la posibilidad de ser visitados por un médico?”.

¿Cómo será tu Cuaresma?, preguntó a los fieles que le acompañaban en la Misa. “Gracia a Dios yo tengo una familia que cumple los mandamientos, no tenemos problemas…”. “Pero, ¿en esta Cuaresma hay en tu corazón lugar para aquellos que no han cumplido los mandamientos?, ¿para aquellos que se han equivocado y están en la cárcel?”.

“’Con esta gente yo no….’. ‘Pero él está en la cárcel’. Si tú no estás en la cárcel es porque el Señor te ha ayudado a no caer. ¿En tu corazón los encarcelados tienen un lugar? ¿Rezas por ellos, para que el Señor les ayude a cambiar la vida?’”.

Finalmente el Papa Francisco pidió al Señor que “acompañe nuestro camino cuaresmal para que la observancia exterior corresponda con una profunda renovación del Espíritu”.