Europa: Al bebé que sobrevive a un aborto provocado se le mata o se le abandona en su agonía

INFANTICIDIO NEONATAL EN EL VIEJO CONTINENTE

«La muerte provocada de los recién nacidos que sobreviven a un aborto tardío conforma una realidad terrible en Europa». Paradójicamente, en el viejo continente «el infanticidio neonatal es una realidad tan poco abordada como cruel». Es la denuncia formulada por prestigiosos expertos que han participado en la Conferencia Aspectos Médicos, Legales y Éticos del Infanticidio Neonatal en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas, a iniciativa del grupo de trabajo sobre Bioética y Dignidad Humana del Partido Popular Europeo (PPE) y la Red Europea Ideas.

(Cristina Castro/Actuall) Durante la conferencia, los oradores invitados han tenido la oportunidad de detallar los hechos que definen a esta inhumana práctica y sus consecuencias legales y psicológicas, apelando a la defensa de los derechos humanos.

En este sentido, los doctores en Derecho Grégor Puppinck, director del Centro Europeo para la Ley y la Justicia (ECLJ por sus siglas en inglés) y la prestigiosa abogada ante la Corte de Estrasburgo, Claire de La Hougue, han expuesto a los parlamentarios su investigación sobre estos aspectos encubiertos por el aborto y que abordan en su artículo Niños sobrevivientes al aborto y al infanticidio en Europa, publicado recientemente en la Revista General de Derecho Médico de Francia (BNDS).

Fruto del permisivismo legal al aborto, el siguiente paso –cabía esperarlo- es el infanticidio neonatal. Así lo expone a Actuall el director del European Center for Law and Justicie (ECLJ), Gregor Puppinck: «De hecho, en muchos países europeos se permite el aborto tras la semana 20 del embarazo, desentendiéndose de la evidencia científica que muestra cómo, ya desde las semanas 20-22, el bebé es capaz de respirar y sobrevivir fuera del vientre de su madre».

«Siendo desde el primer momento la única intención la de acabar con la vida del no nacido, cuando los médicos y las enfermeras que perpetran el aborto se enfrentan a la situación de un bebé que sobrevive a esta práctica, por lo general le perpetran una eutanasia, o simplemente le abandonan en su agonía hasta que muere, sin procurarle ningún cuidado», manifiesta el prestigioso jurista.

La denuncia expuesta a los europarlamentarios se apoya en los hechos, testimonios y análisis jurídicos incluidos en el contundente estudio académico que ambos expertos del ECLJ presentaron ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa el pasado mes de julio, para exigir medidas que ayuden a acabar con tan perversa praxis (ver aquí en inglés). Una petición que se encuentra respaldada por más de 225.000 ciudadanos, a través de una campaña de firmas en la plataforma CitizenGO.

Testimonios de los infanticidios postaborto

Los representantes del ELCJ han mostrado además a los parlamentarios europeos diversos vídeos con testimonios de los propios médicos y parteras sobre su participación, de diferentes modos, en los infanticidios de los bebés prematuros o sobrevivientes al aborto tardío; testigos que, conscientes de la realidad y la tragedia de estos abortos, han decidido rectificar y dar un paso adelante para acabar con esta tragedia.

«Gracias a la valentía de estos profesionales de la Medicina, esperamos que los miembros del Parlamento Europeo adopten una decisión sobre esta cuestión crucial», demanda Puppinck.

En este sentido, el ECLJ reclama a la Eurocámara tres medidas claves y urgentes, que resume así su director: «Investigar la situación de los niños nacidos vivos durante un aborto; reafirmar que todos los seres humanos nacidos vivos tienen el mismo derecho a la vida y al necesario y apropiado cuidado de su salud, sin discriminación por las circunstancias de su nacimiento; y recomendar a los Estados miembros que reconsideren en su legislación sobre el aborto lo referente al umbral de viabilidad de los seres humanos no nacidos».