El Papa Francisco recibió a Kim Davis, la cristiana que fue a prisión por no casar gays Por Alvaro de Juana

CQJYpyKUcAI-hafVATICANO, 30 Sep. 15 / 06:31 am (ACI).- Kim Davis, la funcionaria del condado de Rowan en Kentucky (Estados Unidos) que fue detenida por negarse a casar a parejas homosexuales debido a su fe, asegura haber recibido el apoyo y el consuelo del Papa Francisco el pasado 24 de septiembre. Ese mismo día era el cumpleaños de Davis, quien estuvo en prisión cinco días hasta que un juez la liberó.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede emitió esta mañana una declaración del vocero del Vaticano, P. Federico Lombardi, sobre la noticia difundida por el grupo cristiano Liberty Counsel (Consejo por la Libertad): “No niego que el encuentro haya tenido lugar, pero no tengo comentarios que añadir”, sostiene.

Según un comunicado de esta entidad divulgado anoche, el encuentro se realizó en la Nunciatura del Vaticano en Washington aprovechando la presencia del Pontífice por su visita al país. En la reunión también estuvo el esposo de Kim, Joe Davis.

El comunicado, que lleva la firma del abogado de Davis, Matt Staver, asegura que el Pontífice agradeció a Kim su “valentía” y le pidió “mantenerse fuerte”. Además, el Santo Padre le habría dicho que rezaría por ella.

“Nunca pensé que me encontraría con el Papa. ¿Quién soy yo para haber tenido esta oportunidad? Sólo soy una funcionaria del Condado que ama a Jesús y deseo servirle de todo corazón”, declara Davis en el comunicado.

La empleada relata que “Francisco fue amable, verdaderamente atento y muy agradable”. “Incluso me pidió que orara por él”, dice en el comunicado. “Francisco me agradeció mi valentía y me pidió ser fuerte”, añade.

Según algunas informaciones, el Papa habría entregado un rosario bendecido a cada uno de los presentes.

En la rueda de prensa que ofreció a los periodistas a bordo del avión que le llevó de regreso a Roma desde Filadelfia, el Papa Francisco abordó la objeción de conciencia de los empleados públicos y dijo que es un derecho humano.

Sobre los funcionarios gubernamentales, el Santo Padre expresó: “¡Es un derecho humano! Si el funcionario de gobierno es una persona humana, tiene ese derecho. Es un derecho humano”.

Francisco señaló que no puede conocer “todos los casos que pueden existir de objeción de conciencia. Pero sí puedo decir que la objeción de conciencia es un derecho que entra en cada derecho humano. Es un derecho. Y si una persona no permite hacer objeción de conciencia, niega un derecho”.

El 3 de septiembre pasado, Kim Davis fue enviada a prisión por el juez federal David Bunning. El magistrado dijo que la mujer estaba en desacato y permanecería en prisión hasta que aceptase cumplir con el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, que en junio legalizó las uniones gays en todo el país.

Entonces, la funcionaria dijo: “He sopesado el costo y estoy preparada para ir a la cárcel. Estoy segura”, esto “nunca ha sido para mí un asunto de gays o lesbianas. Se trata de defender la palabra de Dios”. “Es una lucha que vale la pena pelear”.

El Papa: La misericordia de Dios es más grande que las heridas, conflictos e ideologías

VATICANO, 30 Sep. 15 / 07:10 am (ACI).- La Audiencia General de este miércoles en la Plaza de San Pedro tuvo como protagonista el reciente viaje del Papa Francisco a Cuba y Estados Unidos. El Pontífice realizó en su Catequesisun balance de su visita a los dos países detallando algunas vivencias. También habló de la familia puesto que acudió a Norteamérica para clausurar el Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia.

FranciscoCuba_LOR_300915 Papa Francisco, hablando de Cuba, manifestó que “la misericordia de Dios es más grande que cada herida, cada

 

onflicto, cada ideología”.

Por otro lado, señaló que la familia es “la alianza fecunda entre el hombre y la mujer”, “es la respuesta al gran desafío de nuestro mundo, que es un desafío doble: la fragmentación y la masificación, dos extremos que conviven y se sostienen mutuamente, y juntos sostienen el modelo económico consumista”.

En su opinión, “la familia es la respuesta porque es la célula de una sociedad que equilibra la dimensión personal y aquella comunitaria, y al mismo tiempo puede ser el modelo de una gestión sostenible de los bienes y de los recursos del creado”.

La familia es el sujeto protagonista de una ecología integral porque es el sujeto social primario, que contiene al interno los dos principios base de la civilización humana sobre la tierra: el principio de comunión y el principio de fecundidad”.

Cuba

Recordó que “Misionero de la Misericordia” fue el lema de su visita a Cuba, “una tierra rica de belleza natural, de cultura y de fe”.

“He podido compartir con el pueblo cubano la esperanza del cumplirse la profecía de san Juan Pablo II: que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba”, dijo en la Plaza de San Pedro.

El Pontífice pidió: “No más cierres, no más explotación de la pobreza, sino libertad en la dignidad. Este es el camino que hace vibrar el corazón de tantos jóvenes cubanos: no una vía de evasión, de ganancias fáciles, sino de responsabilidad, de servicio al prójimo, de cuidado de la fragilidad”.

Debe ser “un camino que trae fuerza de las raíces cristianas de aquel pueblo que ha sufrido tanto”. “Un camino –prosiguió- en el cual he animado en modo particular a los sacerdotes y todos los consagrados, los estudiantes y las familias. Que Espíritu Santo, con la intercesión de María Santísima, haga crecer las semillas que hemos sembrado”.

Estados Unidos

El paso de Cuba a Estados Unidos “ha sido un pasaje emblemático, un puente que gracias a Dios se está reconstruyendo. Dios siempre quiere construir puentes; ¡somos nosotros quienes construimos muros! Y los muros caen siempre”, afirmó con fuerza.

Francisco recordó que en este viaje acudió a Washington, Nueva York y Filadelfia.

“En Washington he encontrado las Autoridades políticas, la gente común, los Obispos, los sacerdotes y consagrados, los más pobres y marginados. He recordado que la más grande riqueza de aquel país y de su gente está en el patrimonio espiritual y ético”.

He querido animar a llevar hacia adelante la construcción social en la fidelidad a su principio fundamental, que todos los hombres son creados por Dios iguales y dotados de derechos inalienables, como la vida, la libertad y el perseguir la felicidad. Estos valores, compartidos por todos, encuentran en el Evangelio su pleno cumplimiento, como lo ha evidenciado la canonización del padre Junípero Serra, franciscano, gran evangelizador de la California”.

Sobre el nuevo Santo dijo que “muestra el camino de la alegría: ir y compartir con los otros el amor de Cristo”.

“Este es el camino del cristiano, y también de cada hombre que ha conocido el amor: no tenerlo para sí mismo sino compartirlo con los otros”.

El Papa subrayó además que “sobre esta base religiosa y moral han nacido y crecido los hijos de los Estados Unidos de América, y sobre esta base pueden continuar a ser tierra de libertad y de acogida y cooperar a un mundo más justo y fraterno”.

En la visita a las Naciones Unidas, “he renovado el ánimo de la Iglesia Católica a aquella Institución y a su rol en la promoción del desarrollo y de la paz, llamando en particular la necesidad del compromiso armonioso y activo para el cuidado de lo creado. He reafirmado también la llamada a detener y prevenir las violencias en contra de las minorías étnicas y religiosas y en contra de las poblaciones civiles”.

Tanto en Washington como en Nueva York, “he podido encontrar algunas realidades caritativas y educativas, emblemáticas del enorme servicio que las comunidades católicas –sacerdotes, religiosas, religiosos, laicos- ofrecen en estos campos”.

El Papa concluyó manifestando que Estados Unidos es un país “que en el siglo pasado alcanzó el máximo desarrollo económico y tecnológico sin renegar sus raíces religiosas”.

Ahora estas raíces piden volver a partir de la familia para repensar y cambiar el modelo de desarrollo, para el bien de la entera familia humana”.

 

Matrimonio libre, indisoluble y ¿para siempre?

Matrimonio libre, indisoluble y ¿para siempre?

Por Jorge TRASLOSHEROS │

El Papa Francisco reformó el Derecho canónico para que los procesos de nulidad del sacramento matrimonial sean más amables. Lo hizo por razones de caridad. La reforma causó alborotó, lo que hace necesarias algunas consideraciones.

1.- Nulidad y anulación no son lo mismo. Nulidad es declarar un acto jurídico inexistente desde su origen. Anulación es declarar que si existió, pero que ya no estará vigente. Dos figuras muy socorridas en materia civil que derivan, como tantas cosas, del Derecho canónico.

2.- La Iglesia siempre ha reconocido la existencia y legitimidad de los matrimonios naturales, civiles y religiosos (de cualquier religión), así como los compromisos que implican. Un proceso de nulidad sacramental no desconoce estas realidades, de hecho las confirma. Nadie puede promover nulidad alguna a menos que haya asumido previa y legalmente sus responsabilidades con la pareja y los hijos. Lo que dirime es la inexistencia del sacramento, no del matrimonio natural o civil.

3.- La vida está llena de misterios, es decir, de asuntos que no comprendemos del todo y nunca acabaremos de resolver, en especial cuando nuestra humanidad se involucra. Nunca podremos definir lo que es el amor y, sin embargo, es un misterio ante el cual la razón siempre pregunta e intenta responder. Si olvidamos su horizonte mistérico, también extraviamos el amor. El misterio reta a nuestra razón y la pone en movimiento; es la fuerza que libera nuestro pensamiento de las cadenas de lo inmediato e instintivo.

4.- Los dogmas no son la cárcel del pensamiento. Son los misterios más importantes que Dios ha puesto frente a nosotros y que ensanchan los horizontes de nuestra razón. Así, ante los constantes intentos por trivializar el matrimonio a lo largo de la historia, Jesús reta a nuestra razón para volver sobre el misterio que implica la relación de amor entre un hombre y una mujer.

5.- Cuando Jesús estableció la indisolubilidad matrimonial, de ninguna manera nos encerró en una cárcel, sino que abrió las puertas de nuestra humanidad al misterio, para ir más allá de las circunstancias naturales y jurídicas que, por definición, son campos cerrados. No somos simples individuos autodeterminados, sino personas que trascendemos nuestra individualidad al entrar en relación con otras personas, la sociedad, la historia y con Dios.

6.- Cristo, al declarar el matrimonio como indisoluble, nos retó a entender la profundidad de nuestra libertad cuando se realiza en el amor al prójimo, porque la relación hombre-mujer contiene toda nuestra libertad, capacidad de donación e incondicionalidad. Jesús, en el misterio del matrimonio, nos liberó así del estrecho mundo en que nos encierra Narciso, como del pesado fardo de usar a nuestra pareja como instrumento al servicio de nuestro egoísmo.

7.- La Iglesia, por fidelidad a Cristo, desde la época apostólica ha reconocido el matrimonio como sacramento indisoluble; pero también nuestra falible humanidad que Jesús mira con misericordia. Por estas razones, siempre ha abierto la puerta al reconocimiento de la posible inexistencia del sacramento por problemas en el origen, principalmente la ausencia de libertad y voluntad entre los contrayentes. Los instrumentos para discernir tan delicado asunto han sido espirituales, canónicos (jurídicos) y judiciales, cuya adaptabilidad a diferentes circunstancias culturales tengo el placer de investigar como historiador. Puedo afirmar, sin dudar, que la reforma promovida por Francisco es un paso necesario en esta larga historia impulsada por el misterio que reta y la misericordia que abraza.