Dañan imagen de la Virgen en Chihuahua México

Por Omar Arcega |

En la noche del 23 de marzo un grupo de desconocios dañaron la imagen de la Virg11084477_10153235720207608_2107161257_n-599x275en en el templo de Nuestra Señora de Lourdes en Parral (Chihuahua). Los criminales rompieron el vidrio que la resguardaba, le arrancaron los ojos y le rasparon el rostro, acto que fue condenado por la feligresía. Para romper el cristal que la protegía arrojaron tornillos y tuercas , después utilizaron algún objeto punzocortante para desprender los ojos de la imagen.

Advierten que Suprema Corte podría aprobar “derecho al aborto” en todo México

MÉXICO D.F., 30 Mar. 15 / 03:35 am (ACI/EWTN Noticias).- Más de 120 mil personas han firmado una campaña recordando a la Suprema Corte dBebeAborto_EtolaneCC-BY-NC-ND-2.0_Flickr_270315e Justicia de la Nación (SCJN) de México que “el aborto no es un derecho”, en el marco de una demanda de inconstitucionalidad que abriría las puertas al aborto en todo el país.

firmas de la campaña, organizada por la plataforma pro-vida CitizenGO, van dirigidas al presidente de la SCJN, Luis María Aguilar Morales, al ponente de la acción inconstitucionalidad 41/2013, José Fernando Franco González Salas, y al presidente de México, Enrique Peña Nieto.

La carta remitida junto a las firmas recuerda que en la agenda de la SCJN “se tratará una acción de inconstitucionalidad acerca del aborto en el Estado de Tlaxcala, cuyos considerandos serían obligatorios para todos los jueces del país”.

“De lograrse la inconstitucionalidad mencionada, supondría una grave violación del principal de los derechos, el derecho a la vida y sería contrario a los tratados internacionales”, advirtió.

CitizenGO explicó que “supuestamente se debaten las eximentes a las penas por delito de aborto en el estado de Tlaxcala. Sin embargo, si 8 Ministros votan a favor de la acción de inconstitucionalidad de Tlaxcala, el efecto inmediato sería la invalidez de la reforma de Tlaxcala sobre el aborto, y el efecto secundario sería que los argumentos (considerandos) de la resolución serían obligatorios para todos los jueces del país, por lo cual en todos los Estados cualquier persona podría abortar mediante un amparo contra el código penal”.

“Los jueces estarían obligados a otorgar el amparo, y nada podría proteger al nasciturus”.

Los más de 120 mil firmantes recordaron que “el derecho a la vida desde la concepción está reconocido en el Pacto Social de Derechos Civiles y Políticos del que México es signatario”.

“Además, como sabe, la Convención de los Derechos del Niño (al que México está vinculado desde el 21 de octubre de 1990, se publicó el 25 de enero de 1991) establece que el niño merece protección, y esta protección puede extenderse desde antes de nacer. En el noveno párrafo del preámbulo establece que todo menor tiene derecho a que su vida sea protegida, incluso antes de nacer. Y en el art.6, párrafo 1 se dice que todo niño tiene intrínsecamente derecho a la vida”.

La subrayó además que “el nasciturus desde el momento que es concebido debe entrar bajo la protección de la ley. Si alguien agrede a una embarazada y esta pierde al niño, el agresor es sancionado por los daños a la mujer y por la muerte del bebé”.

“Respeten nuestra tradición jurídica, nuestros acuerdos constitucionales, los tratados internacionales de los que México es signataria y nuestros principios y valores como nación” exigieron los firmantes, subrayando que “el ‘derecho al aborto’ no existe”.

Para firmar la campaña en defensa de la vida en México, puede ingresar a: http://citizengo.org/es/19478-matar-un-bebe-un-derecho-constitucional

 

Solo un amor verdadero sabe custodiar la vida: Así se educa a los hijos en la castidad

VATICANO, 30 Mar. 15 / 07:40 am (ACI).- “Con mucha paciencia, y ganas de estarFamilia_DominioPublico_Fotoseimagenes_270315 cerca de ellos”, así es como el Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia, Mons. Carlos Simón Vázquez, invita a los matrimonios de hoy a educar a los hijos en la virtud de la castidad.

“La castidad es esa integración de las dimensiones físicas del hombre en la dimensión psicológica y espiritual. Y aquí la razón y la voluntad tienen un papel grande que hacer. Hay que hacer que las nuevasgeneraciones, los jóvenes y a los adolescentes, no separen estas dimensiones, que no estén cada una por su lado, desorganizadas y no unidas”, explicó Mons. Simón en declaraciones a ACI Prensa.

“Esta es una tarea importante, que están llamados a hacer sobre todo los padres, viviendo desde esa dimensión de la donación, de la paciencia, de la entrega, del ejemplo, de saber que no todo es lo primero que se me ocurre o el primer deseo que tengo. Sino que en el hombre existe también esa capacidad de reflexión, de darse al otro y de integrar todas esas dimensiones con una visión de fe, porque evidentemente todo esto adquiere una luz nueva desde la fe. Desde la fe significa preguntarse ¿por qué hago yo las cosas en el fondo? Pues las hago porque yo quiero vivir esa imagen de Dios en mi vida particular y familiar”.

El sacerdote español hizo estas declaraciones con motivo de la jornada de estudio dedicada a la Carta Encíclica Evangelium Vitae en el 20 aniversario de su publicación, organizada por el Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud el 25 de marzo en el Vaticano.

“La banalización de la sexualidad es uno de los factores principales que están en la raíz del desprecio por la vida naciente: sólo un amor verdadero sabe custodiar la vida. Por tanto, no se nos puede eximir de ofrecer sobre todo a los adolescentes y a los jóvenes la auténtica educación de la sexualidad y del amor, una educación que implica la formación de la castidad, como virtud que favorece la madurez de la persona y la capacita para respetar el significado ‘esponsal’ del cuerpo”, señalaba San Juan Pablo II en Evangelium Vitae, publicada el 25 de marzo de 1995.

El sacerdote español explicó que Evangelium Vitae es un texto fundamental para el mundo de la medicina, porque “pone la atención sobre cómo la vida es la base fundamental del derecho, las relaciones humanas, las investigaciones de la medicina, y sirve como materia que trata sobre la ética de la vida humana”.

La Evangelium Vitae es una encíclica “muy estructurada y completa” que ayuda a los profesionales de la sanidad para tener en el valor inviolable de la vida humana “un foco de luz para desarrollar su trabajo en la vida”, afirmó.

En relación a los matrimonios que no pueden tener hijos y quienes recurren a la fecundación in vitro, el sacerdote recordó que “la vida es un regalo que no pertenece al hombre como un título o como algo que puede adquirir a toda costa. Es importante que tengamos claro que el hombre no tiene derecho a elegir la vida. Es algo que se te da, y es algo que hay que hacer comprenderlo a la gente”.

“Los esposos están llamados a cooperar con la vida, pero no es un derecho que ellos obtienen al casarse. Es importante que las parejas lo sepan, entiendan, y encarnen en su vida. Si esto no se entiende, pues la técnica les puede ofrecer muchísimas posibilidades, pero en este sentido se instrumentaliza la vida. La vida en lugar de un fin, se convierte en un medio para ‘mi satisfacción, mi soledad, mi deseo –honesto y bueno-, pero que siempre es un deseo subjetivo, una conquista a realizar, y no un don que se recibe”.

Por último el sacerdote invitó a redescubrir la Evangelium Vitae, porque “es descubrir que la vida no es algo que se puede manipular, sino descubrir que esa vida tiene un valor en sí misma y por sí misma. Esto la medicina siempre lo ha tenido, pero la encíclica trata de animarla y aconsejarla”.

“Es cierto que anticoncepción y aborto, desde el punto de vista moral, son males específicamente distintos: la primera contradice la verdad plena del acto sexual como expresión propia del amor conyugal, el segundo destruye la vida de un ser humano; la anticoncepción se opone a la virtud de la castidad matrimonial, el aborto se opone a la virtud de la justicia y viola directamente el precepto divino ‘no matarás’”, decía San Juan Pablo II en la Encíclica.

Se cumplen 18 años del suicidio colectivo de la secta “Puerta del Cielo”

El 26 de marzo de 1997, 39 miembros (21 mujeres y 18 hombres) del grupo Heavearticle-0-1257F7FD000005DC-170_468x286n’s Gate (Puerta del Cielo) se suicidaron en una mansión alquilada de California. Lo contaba estos días el medio digital Culturizando, en su sección “horrores humanos”.

El suicidio masivo, que tuvo lugar a lo largo de tres días, se organizó en varios turnos. Los miembros bebieron primero zumos de cítricospara ‘limpiar sus cuerpos de impurezas’. Después, ingirieron un cóctel letal que consistía en fenobarbital (un tipo de barbitúrico) mezclado con vodka antes de ajustarse bolsas de plástico a sus cabezas para provocar la asfixia.

Todos iban vestidos de forma idéntica: camisetas negras y pantalones de chándal con zapatillas de deporte estrenadas para la ocasión y brazaletes en los que podía leerse “Heaven’s Gate Away Team” (equipo visitante de Heaven’s Gate). El líder, Marshall Applewhite, también se quitó la vida.

Dos meses después, otros dos miembros del grupo, Wayne Cooke y Charlie Humphreys, intentaron suicidarse en la habitación de un hotel siguiendo el mismo método que sus compañeros. Cooke falleció, mientras que Humphreys sobrevivió, aunque en febrero de 1998 consiguió finalmente acabar con su vida en el desierto de Arizona.

La secta Heaven’s Gate fue fundada por Marshall Applewhite y Bonnie Nettles a mediados de la década de los setenta. Esta pareja, a la que llamaban Bo y Peep, llegó a creerse que eran extraterrestres que habían llegado del cielo, el siguiente nivel, para ofrecer a los seres humanos una nueva oportunidad de trasladarse a un nivel evolutivo superior.

La historia de Applewhite revela una existencia dominada, desde edad muy temprana, por el hecho de ser homosexual y sentir, a la vez, repulsión hacia sus propias inclinaciones. Fue dado de baja del ejército con poco más de veinte años, acusado de mantener relaciones sexuales con un recluta. Se casó en 1962 para ocultar su orientación sexual y tuvo dos hijos. Aunque esto no le sirvió para conservar su empleo de profesor universitario de música, ya que fue despedido tras los rumores de haber seducido a un alumno.

Las inclinaciones sexuales de Applewhite desempeñaron un papel vital en la fundación de sus posteriores grupos. Más tarde conocería a Nettles, que en aquel momento trabajaba como enfermera, lo que lo llevó a pensar que podría curarlo de su enfermedad.

Una sucesión de grupos ufológicos

El grupo Heaven’s Gate fue la última de las tres creaciones del dúo Applewhite-Nettles. El primero había sido Human Individual Metamorphosis (Metamorfosis Individual Humana) con el que viajaron al desierto de Colorado a esperar la llegada de un ovni. Tras fallecer Nettles a causa de un cáncer en 1985, Applewhite fundó en 1993 Total Overcomers Anonymous (Supervivientes Anónimos Absolutos) y contrató un anuncio por palabras en el diario USA Today en el que anunciaba que la civilización terrestre actual se encontraba en vísperas de ser reciclada.

Según la filosofía del grupo, una persona dispone de varias vías para abandonar la Tierra y el cuerpo humano es tan sólo un vehículo pensado para ayudar a realizar la travesía. La estructura de Heaven’s Gate recuerda a la de las órdenes monacales medievales. Los miembros de la secta renuncian a sus bienes materiales y llevan una vida privada de placeres como el sexo; mantienen estrechos vínculos entre ellos y todo se comparte con la comunidad. Algunos varones del grupo se sometieron voluntariamente a la castración antes del suicidio en 1997, una forma extrema de mantener el ideal de vida ascético.

Al igual que muchos otros grupos similares, creían que los ovnis eran naves espaciales interestelares conducidas por seres extraterrestres que trataban de llevar a la humanidad hasta un nivel superior de conocimiento. Lo que diferenciaba a Heaven’s Gate de otras sectas era la creencia de que un suicidio colectivo realizado en el momento oportuno les permitiría abandonar sus continentes (los cuerpos) y que el alma entrara en una fase de hibernación que duraría hasta el instante en que se replantara en otro continente distinto. Finalmente, el alma sería injertada en un representante del nivel sobrehumano, quien pilotaría una nave espacial como la que, según creían, se esconde tras el cometa Hale-Bopp.

Al parecer, la fecha y hora del suicidio masivo en 1997 coincidía con la llegada de la Semana Santa y con la posición más cercana a la Tierra del cometa, al que consideraban una señal celestial.

Mons. Tomasi denuncia en la ONU la dramática situación de los niños apátridas por la guerra en Siria

Mons. Silvano Tomasi, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, ha denunciado ante el Consejo de Derechos Humanos la situación de los «niños apátridas», que no tienen un lugar fijo donde vivir ni derecho a la educación, así como la de las familias que han sido separadas provocando que los menores se conviertan en adultos a temprana edad. Son sólo algunas consecuencias del terrorismo del llamado Estado Islámico.

(ACI Prensa) En su tomasiholyseeintervención, el arzobispo aportó datos de la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe de Siria que aseguran que desde la crisis, más de 10 millones de sirios han huido de sus hogares. «Esto es casi la mitad de la población del país, ahora privada de sus derechos elementales», aseguró.

prelado denunció que los menores «son reclutados para combatir, a veces incluso utilizados como escudos humanos en los ataques militares. El llamado grupo del Estado Islámico ha agravado la situación mediante el uso de niños como terroristas suicidas, matando a los que pertenecen a diferentes comunidades religiosas y étnicas, vendiéndolos como esclavos en los mercados, ajusticiándolos en masa y cometiendo otras atrocidades».

Mons. Tomasi señaló que «los niños representan alrededor de la mitad de la población de refugiados en los campamentos de Oriente Medio y son el grupo demográfico más vulnerable en tiempos de conflicto y migración».

 

El arzobispo de Asunción acusa a la Justicia paraguaya de actuar como Pilatos

«Pilatos hoy edmundram2se ha agigantado para que la sociedad sea más injusta y brutal», fue la crítica que hizo ayer Mons. Edmundo Valenzuela, arzobispo de Asunción, a la Justicia paraguaya durante la misa de Domingo de Ramos en la Catedral Metropolitana. El prelado se refirió a la cantidad de personas que se encuentran privadas de su libertad de «forma preventiva» y que esperan a ser juzgadas.

(Última Hora) Meciendo las tradicionales palmas con ruda y romero, miles de cristianos acudieron ayer desde muy temprano a las capillas, parroquias y santuarios católicos de todo el país, pararepresentar, según las escrituras, la entrada de Jesús a la antigua Jerusalén montado sobre un burro. De esta manera se inicia la Semana Santa, con la bendición del pindó.

La tradicional procesión de Cristo no pudo realizarse en algunos templos por la pertinaz llovizna para no exponer a la humedad las imágenes sacras. Sin embargo, el clima otoñal no detuvo a los fieles que puntualmente acudieron a la celebración del Domingo de Ramos.

El arzobispo de Asunción, previo a la homilía, pidió a los devotos que bajaran sus ramos como símbolo de protesta por las situaciones que atraviesan «el pueblo y la Iglesia pecadora».

«Bajamos las palmas por toda la injusticia, la mentira, el robo, los asaltos; bajamos nuestras palmas por todo lo que hay de inhumanidad y por el atropello a la dignidad de la personas; por el abandono de muchos niños, por la cantidad de abortos y por miles de presos que están en las cárceles con prisión preventiva», exhortó monseñor Valenzuela en la explanada de la Catedral Metropolitana.

El arzobispo pidió a los fieles reflexionar sobre cada uno de los personajes bíblicos que fueron protagonistas de la Pasión y Muerte de Jesús.

«Debemos identificarnos con Jesús, quien asumió su misión de entrega por nosotros los pecadores», afirmó el prelado, recordando que como Pedro hay muchos que siguen a Jesús, pero que lo niegan; hay Marías Magdalenas que se arrepienten y encuentran en Jesús una nueva vida.

Mons. Valenzuela también mencionó a los sacerdotes, al pagano que se convirtió al cristiano, al ladrón bueno y al malo y a los soldados que se burlaron de Jesús como ahora muchos hacen con los pobres.

De todos los personajes bíblicos, don Edmundo se centró en la actitud de Poncio Pilatos, comparándolo a este con los jueces que resuelven la prisión preventiva de una persona que espera por años una condena.

Estadística espeluznante

«Tenemos una estadística espeluznante en relación a cómo los jueces condenan a prisión preventiva a las personas. Hay 1.700 presos en las cárceles, cualquiera puede ser condenado a la prisión y las cárceles están llenas. Este es el nuevo Pilatos que condena a tantos inocentes y pobres, esta prisión preventiva constituye el 68% de los presos en las cárceles, solo el 32% está con su proceso judicial para la condena», manifestó el religioso.

Sostuvo que esta injusticia solo trae más violencia y pidió a los fieles abrir sus corazones en estos días santos.

Card. Müller: «La idea de una Iglesia Nacional sería totalmente herética»

El Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en una entrevista concedida a dos periodistas franceses, responde a las ideas planteadas por el también alemán cardenal Marx acerca de una supuesta autonomía de la Conferencia Episcopal Alemana con respecto al matrimonio y de la posibilidad de aceptar una «segunda unión no sacramental». También habla de la gran misión del Papa Francisco en la Iglesia, de su nueva encíclica sobre la ecología y de la importancia de la doctrina social de la Iglesia.

(La Croix/InfoCatólica). Entrevsita al cardenal Gerhard Müller:

– ¿Cómo entmullerkardinaliende usted su papel junto al Papa Francisco? ¿Es diferente que con Benedicto XVI, que era un teólogo y le había precedido a usted en la Congregación para la Doctrina de la Fe?La llegada a la Sede de Pedro de un teólogo como Benedicto XVI es, sin duda, una excepción. Juan XXIII no era teólogo de profesión. El Papa Francisco también es más pastoral y la Congregación para la Doctrina de la Fe tiene una misión de estructurar teológicamente un pontificado.

Yo aprecio la experiencia de este Papa venido de América Latina. He ido muchas veces al Perú y a otros países latinoamericanos, así que conozco un poco la situación y sobre todo la pobreza absolutamente diferente de lo que contemplamos en Europa. Creo que es la gran misión del Papa Francisco: unificar el mundo, traspasar la enorme diferencia entre los países europeos y norteamericanos, por un lado, y los países de África, América Latina y Asia, por otro. Nos recuerda que solo hay una humanidad, una sola Tierra, con una responsabilidad universal. La próxima encíclica sobre la ecología va a subrayar esta responsabilidad mundial en relación con el clima y el acceso universal a los bienes comunes.

– ¿No se trata de un discurso cercano a la Teología de la Liberación? Ahora que se va a beatificar a Monseñor Romero, ¿tiene esta teología derecho de ciudadanía hasta en la cumbre de la Iglesia?

Nunca ha sido condenada. Había que evitar el riesgo de una salvación puramente política o social, pero la especificidad del catolicismo consiste en no separar la dimensión transcendente y la terrena… Con la Encarnación, las dos dimensiones han quedado íntimamente unidas. Hablamos de salvación integral. Tenemos una doctrina social que se desarrolla desde hace ciento cincuenta años y, en Deus caritas est, Benedicto XVI recordó también que la diaconía era una acción fundamental de la Iglesia, tanto en su función liberadora como en sus acentos políticos. Los políticos no pueden conformarse con ser gestores. Necesitamos una moral de la solidaridad y una unidad entre los hombresque sustituyan al egoísmo, al materialismo y al populismo…

– Hasta ahora, la Iglesia Católica se ha percibido como fundamentada en la doctrina: ¿está cambiando esa impresión?

Algunos pueden tener la idea de que los pontificados anteriores estaban obsesionados por la moral sexual y de que el Papa Francisco va a volver a la universalidad del mensaje del Evangelio. Sin embargo, el Papa Francisco es también muy claro sobre una sexualidad humana ordenada a la voluntad de Dios, que ha creado al hombre y a la mujer. La Iglesia rechaza cualquier visión gnóstica o dualista que convierta la sexualidad en un elemento aislado de la naturaleza humana. El Papa quiere ampliar la reflexión para subrayar que la misión de la Iglesia consiste en dar esperanza a todos los hombres.

– El tema de la próxima asamblea del Sínodo es precisamente “la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo”. ¿Será posible encontrar una síntesis entre las visiones tan diferentes que se enfrentaron en la última asamblea?

Como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, tengo la responsabilidad de la unidad en la fe. No puedo tomar partido. Pero las cosas están claras: tenemos las palabras de Jesús sobre el matrimonio y su interpretación auténtica durante toda la historia de la Iglesia: los concilios de Florencia y Trento, la síntesis hecha por laGaudium et Spes y todo el magisterio posterior… Teológicamente, todo está muy claro.

Nos encontramos ante la secularización del matrimonio, con la separación del matrimonio religioso y el pacto civil. De esa forma, hemos perdido los elementos constitutivos del matrimonio como sacramento y como institución natural. El mensaje de la Iglesia sobre el matrimonio se enfrenta a esta secularización. Debemos encontrar de nuevo los fundamentos naturales del matrimonio y subrayar para los bautizados la sacramentalidad del matrimonio como medio para que la gracia se derrame sobre los esposos y toda la familia.

¿Podrían tener las conferencias episcopales más margen en estos temas?

Hay que distinguir dos niveles: la dogmática y la organización concreta. Jesús instituyó a los Apóstoles junto con Pedro como principio de unidad de la fe de la Iglesia y de su comunión sacramental. Es una institución de derecho divino. Aparte de eso, tenemos estructuras canónicas que cambian según las circunstancias. Las conferencias episcopales son una expresión de la colegialidad de los obispos en un país, una cultura o una lengua, pero se trata de una organización práctica. La Iglesia Católica existe como Iglesia universal, en la comunión de todos los obispos en unión y bajo la égida del Papa. También existe en las Iglesias locales, pero la Iglesia local no es la Iglesia de Francia o de Alemania, sino la Iglesia de París, de Tolosa… Son las diócesis. La idea de una Iglesia Nacional sería totalmente herética. ¡Es imposible la autonomía en la fe!Jesucristo es el salvador de todos y da la unidad a todos los hombres.

– ¿Es posible realizar cambios disciplinarios sin tocar la doctrina?

La disciplina y la pastoral deben actuar en armonía con la doctrina. La doctrina no es una teoría platónica que sería corregida por la práctica, sino la expresión de la verdad revelada en Jesucristo.

– En cuanto a los divorciados en una nueva unión, ¿se puede imaginar, después de un camino de penitencia, el reconocimiento de una segunda unión sin carácter sacramental?

¡Es imposible tener dos mujeres! Si la primera unión es válida, no es posible contraer otra al mismo tiempo. Un camino de penitencia es posible, pero una segunda unión no lo es. La única posibilidad es volver a la primera unión legítima o vivir la segunda unión como hermano y hermana. Esa es la posición de la Iglesia, según la voluntad de Jesús. Añado que siempre es posible intentar obtener una declaración de nulidad ante un tribunal eclesiástico.

– Para usted, ¿la solución pasa entonces por una flexibilización de las reglas canónicas?

Benedicto XVI ya lo pidió. Por desgracia, para algunos católicos, la celebración del matrimonio ya solo es un rito folclórico; para otros, tiene un sentido sacramental. Al tribunal de la Iglesia le corresponde probar si se produjo o no el sacramento. El derecho canónico puede adaptarse a situaciones concretas.

Entrevista realizada por Samuel Lieven y Nicolas Senèze, traducida por Infocatólica.

 

¡Prosigan con misericordia su camino hacia Cracovia! El Papa a los jóvenes en el Ángelus

2015-03-29 Radio VaticanaRV).-

AFP4038431_LancioGrande

El ambiente colorido y de fiesta de las JMJ revivió en la Plaza de San Pedro este domingo, 30ª Jornada Mundial de la Juventud a nivel diocesano. Con este motivo, al mediodía antes la oración mariana del Ángelus, el Papa Francisco quiso saludar de manera especial a los miles de jóvenes congregados, instándolos a continuar su camino de preparación para el próximo gran encuentro mundial en Cracovia, Polonia. Misericordia en el lema de la Jornada entona bien con el Año de la Misericordia, observó el Santo Padre, invitando a los jóvenes a dejarse colmar de la ternura del Padre, “para difundirla asu alrededor”.

 

Papa Francisco en Domingo de Ramos: El estilo del cristiano es la humildad

VATICANO, 29 Mar. 15 / 09:30 am (ACI/EWTN Noticias).- La Plaza de San PedroCBQARFRWkAA-TM6 quedó desbordada de peregrinos que acudieron a celebrar el Domingo de Ramosen una mañana primaveral. Este día se conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén a lomo de un burro mientras era aclamado por las gentes.

La celebración presidida por el Papa Francisco comenzó a las 9,30 de la mañana. En el centro de la Plaza, donde está situado el famoso Obelisco, el Pontífice bendijo las palmas y los ramos de olivos y después dio comienzo la Misa, en la que se proclamó el Evangelio de la Pasión.

En la Plaza y alrededores muchos jóvenes escucharon las palabras del Santo Padre. Entre ellos, unos jóvenes que celebraban, como cada Domingo de Ramos, la XXX Jornada Mundial de la Juventud con el lema “Beatos los puros de corazón, porque verán a Dios”.

En su homilía, el Papa animó a seguir el camino de Jesús con humildad y a no renegar de Él, porque “el amor nos guiará y nos dará fuerza”.

“En el centro de esta celebración, que se presenta tan festiva, está la palabra que hemos escuchado en el himno de la Carta a los Filipenses: ‘Se humilló a sí mismo’”, dijo el Papa nada más comenzar su homilía.

Sobre esto, explicó que se trata de “la humillación de Jesús”, una palabra que “nos desvela el estilo de Dios y del cristiano: la humildad”.

Y sobre este ‘estilo’ destacó que “nunca dejará de sorprendernos y ponernos en crisis: nunca nos acostumbraremos a un Dios humilde” porque “humillarse es ante todo el estilo de Dios: Dios se humilla para caminar con su pueblo, para soportar sus infidelidades”.

El Santo Padre aclaró que esto ya se puede observar en el Libro del Éxodo cuando Dios escucha todas las murmuraciones del pueblo de Israel. Unas quejas que “estaban dirigidas contra Moisés, pero, en el fondo, iban contra él, contra su Padre, que los había sacado de la esclavitud y los guiaba en el camino por el desierto hasta la tierra de la libertad”.

CBQAPjQWEAAp_btPor eso, “eCBQAQRAWQAAGbpDCBQAPCiWYAE4IdZn esta semana, la Semana Santa, que nos conduce a la Pascua, seguiremos este PapaFrancisco_DomingodeRamos_BohumilPetrik_29032015camino de la humillación de Jesús. Y sólo así será ‘santa’ también para nosotros”.

A continuación, Francisco adelantó algunos de los acontecimientos de los que los fieles serán testigos al asistir estos próximos días a las celebraciones. “Veremos el desprecio de los jefes del pueblo y sus engaños para acabar con él. Asistiremos a la traición de Judas, uno de los Doce, que lo venderá por treinta monedas. Veremos al Señor apresado y tratado como un malhechor; abandonado por sus discípulos; llevado ante el Sanedrín, condenado a muerte, azotado y ultrajado”.

También “escucharemos cómo Pedro, la ‘roca’ de los discípulos, lo negará tres veces. Oiremos los gritos de la muchedumbre, soliviantada por los jefes, pidiendo que Barrabás quede libre y que a él lo crucifiquen. Veremos cómo los soldados se burlarán de él, vestido con un manto color púrpura y coronado de espinas. Y después, a lo largo de la vía dolorosa y a los pies de la cruz, sentiremos los insultos de la gente y de los jefes, que se ríen de su condición de Rey e Hijo de Dios”.

PrecisamenteCBQB3f1W8AAXzhm, “esta es la vía de Dios, el camino de la humildad. Es el camino de Jesús, no hay otro. Y no hay humildad sin humillación”.

Volviendo a la actitud de Cristo, que tomó “la condición de siervo”, el Obispo de Roma aclaró que, “en efecto, la humildad quiere decir servicio, significa dejar espacio a Dios negándose a uno mismo, ‘despojándose’, como dice la Escritura”.

“Esta es la humillación más grande. Hay otra vía, contraria al camino de Cristo: la mundanidad. La mundanidad nos ofrece el camino de la vanidad, del orgullo, del éxito. Es la otra vía”, alertó el Papa.

“El maligno se la propuso también a Jesús durante cuarenta días en el desierto. Pero Jesús la rechazó sin dudarlo. Y, con él, también nosotros podemos vencer esta tentación, no solo en las grandes ocasiones, sino también en las circunstancias ordinarias de la vida”.

CBQaDLuWoAAnLJ0Una de las propuestas para hacerlo fue que “nos ayuda y nos conforta el ejemplo de muchos hombres y mujeres que, en silencio y sin hacerse ver, renuncian cada día a sí mismos para servir a los demás: un familiar enfermo, un anciano solo, una persona con discapacidad. Pensemos también en la humillación de los que, por mantenerse fieles al Evangelio, son discriminados y sufren las consecuencias en su propia carne”.

Un ejemplo que también se puede ver en los perseguidos. “Pensemos en nuestros hermanos y hermanas perseguidos por ser cristianos, los mártires de hoy: no reniegan de Jesús y soportan con dignidad insultos y ultrajes. Lo siguen por su camino. Podemos hablar de ‘una nube de testigos’”.

“Como ellos, emprendamos también nosotros con decisión este camino, movidos por el amor a nuestro Señor y Salvador. El amor nos guiará y nos dará fuerza. Y, donde está él, estaremos también nosotros”, concluyó.

 

Dos masones recibieron en Lourdes una gracia extraordinaria y sensible para su conversión católica

A Maurice Caillet, médico francés nacido en Burdeos en 1933, y a Serge Abad-Gallardo, arquitecto también francés nacido en Marruecos en 1954 de padres españoles, les separan más de veinte años de edad y algunas circunstancias personales y familiares. Pero les unen tres elementos existenciales decisivos: ambos fueron miembros de la masonería, ambos se convirtieron al catolicismo tras un proceso que tuvo en el santuario de Nuestra Señora de Lourdes y ambos han dejado por escrito su testimonio, en el que concluyen la radical incompatibilidad entre ser católico y ser masón.

(C.L. / Cari Filii) Pertenecieron a obediencias distintas, las dosmasoneria principales de su país: Caillet al Gran Oriente de Francia durante quince años, y Abad-Gallardo a Derecho Humano durante veinticinco. La historia de Maurice la encontramos en Yo fui masón, publicado en 2008, y la de Serge en Por qué dejé de ser masón, que acaba de ver la luz en marzo de 2015.

El proceso de incorporación de ambos a las logias fue muy parecido. Eran agnósticos con una cierta querencia por «lo misterioso», recibieron un primer contacto a través de sus relaciones profesionales, les tentó la sensación de pertenecer a un grupo de elegidos que estan en posesión de un «secreto» que esperaban les fuese revelado alguna vez… Alcanzaron el grado de maestro y empezaron a ascender en la escala de la organización masónica, en función de unos rituales y una simbología como endeble fundamento supuestamente espiritual para dar lustre a un mero entramado de poder e intereses.

El mono de Dios

Una simbología que en muchos aspectos imita al cristianismo («muchos han podido leer escritos sobre el carácter mimético, si no blasfemo, de la [Última] Cena que constituye la iniciación al grado 18º, que yo he vivido», recuerda Caillet; «el ritual masónico ha retomado por su cuenta revelaciones cristianas», resume Abad), pero que lo hace al modo en el que el diablo es el mono de Dios: «Diabolus est Dei simia», según la frase de Tertuliano. Desde luego, durante su dilatada experiencia masónica ni Maurice ni Serge encontraron paz para su alma.

Es más: comprobaron cuán lejos estaba la práctica masónica de los utópicos ideales de fraternidad que proclama. Maurice lo comprobó en forma de arribismos y enchufismos inaceptables entre masones. Serge, en el seno mismo de las luchas de poder por el control de las logias.

Y entonces viajaron a Lourdes.

Cuando Dios habla directamente al corazón

Caillet lo hizo en 1984 como una concesión a su esposa, que sí era creyente y padecía una grave enfermedad por la cual quería pedir a la Virgen. Él, que ya era un masón desencantado, accedió porque estaba ya dispuesto a lo que fuese con tal de que dejase de sufrir. Pero acudió, obviamente, sin fe y sin convicción, como mero acompañante.

Mientras su mujer tomaba las aguas, él se metió en la cripta de la gruta para resguardarse de la lluvia. Estaban en misa, que él empezó a seguir con un interés que nunca había experimentado antes.

«En un momento dado, el sacerdote se levantó y leyó con solemnidad: «Pedid y recibiréis, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá… Palabra de Nuestro Señor Jesucristo». Me quedé estupefacto: esta frase que había escuchado durante mi primera iniciación y que había pronunciado iniciando a otros profanos, eran palabras de Jesús, a quien yo consideraba, en el mejor de los casos, como un sabio o como un gran iniciado, pero no como el Señor. Había acudido a pedir, a buscar, a llamar, sin tener conciencia de la seriedad de lo que estaba haciendo. El sacerdote se había vuelto a sentar y guardaba silencio (porque no había homilía, aunque yo de esas cosas no tenía ni idea), cuando de repente, yo, que me había burlado de las voces interiores de Juana de Arco, escuché con claridad en mi cabeza una voz dulce –no era mi conciencia ni una voz exterior– que me decía: «Está bien, pides la curación de Claude, pero ¿qué ofreces tú?». Durante un tiempo que no puedo determinar, quedé fascinado por esta locución interior, incapaz de seguir el desarrollo de la misa. No tuve, en absoluto, el sentimiento de que se me proponía un intercambio, sino una invitación al diálogo, una llamada que precisaba respuesta por mi parte, una respuesta esencial. Sólo recobré, de alguna manera, la conciencia cuando el sacerdote elevaba la hostia, en la cual, por vez primera en mi vida, reconocí a Jesús bajo las apariencias de un humilde trozo de pan. Era la Luz que había buscado en vano a lo largo de múltiples iniciaciones».

De allí salió con intención de confesarse inmediatamente,y de hecho lo hizo con el primer sacerdote que encontró, aunque su camino hacia la fe aún hubo de recorrer un largo trecho.

Desplomado por acción del Espíritu Santo

Fue parecido con Abad-Gallardo. Él ya lo había iniciado y acudió a Lourdes animado por un rosario desde allí que escuchó en la radio. Un religioso con quien ya había compartido sus inquietudes le había animado a esa devoción, así que decidió acudir con su familia en 2012. No se habían percatado, pero era el 11 de febrero, así que se encontraron con una multitudinaria procesión.

«Al día siguiente decidí ir ante la gruta de Massabielle para rezar el rosario entre la masa de fieles. A pesar del buen tiempo, o quizás por esa razón, mi esposa y mi hija prefirieron pasear por la ciudad. Y al final de la oración, decidí volver para reunirme con ellas en el hotel. ¡No pude dar un paso! ¡Ni siquiera esbozar un movimiento! Mis piernas colapsaron. Caí pesadamente al suelo. Clavado al suelo, como si me hubieran cortado las piernas de repente. Como constaté al día siguiente, no hubo más herida que algunos aislados cardenales producto de la caída. Pero tenía que levantarme… ¡y no lo podía hacer solo! ¡Mis piernas se habían quedado como muertas, paralizadas! Tenía la impresión de ser una marioneta a la que el titiritero hubiera cortado las piernas de repente».

Serge hacía deporte y no tenía tendencia histérica alguna. Nunca consiguió encontrar una explicación natural a lo que le sucedió, que posteriormente supo que podía deberse a lo que se denomina «abatimiento por la fuerza del Espíritu Santo», un fenómeno que no es desconocido en la espiritualidad, y que en su caso fue la prueba definitiva de que Dios le pedía un cambio. Si Caillet buscó instantáneamente un confesor, Serge acudió poco después a un retiro en una abadía.

Gracias de salvación

Con veintiocho años de diferencia, la Santísima Virgen, mediadora de todas las gracias, tocó en el mismo lugar (tan querido para ella) el alma de dos masones que no se conocían para hacerles comprender que sólo en Jesús, su Hijo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, es el Camino, la Verdad y la Vida. Frente a eso, las logias sólo ofrecían un insustancial relativismo, que ya no dudaron en abandonar.